sábado, 31 de marzo de 2012



Estuve en la comarca del Matarraña (Teruel)


Beceite, 2012
Cuando, días atrás (el doce de marzo de este año), os hablaba de los temas, podía deducirse perfectamente que me gusta viajar y conocer nuevos paisajes y nuevas gentes. Como consecuencia a nadie le sorprenderá que, de vez en cuando, haga alguna que otra salida hacia puntos, más o menos, distantes de este lugar donde vivo habitualmente, donde suelo descansar por las noches y comer a las horas que corresponde y me apetece, casi todos los días del año.


Este fin de semana pasado, de viernes 23 a domingo 25 (de marzo), estuve visitando la comarca del Matarraña (la más oriental de la provincia de Teruel), en concreto los pueblos (o villas, o ciudades) de Beceite, Valderrobres y Calaceite. Mientras recorría las carreteras de la zona tenía la sensación de haber estado en esos sitios en alguna otra ocasión y, sin embargo, los recuerdos no son claros ni precisos


Valderrobres, 2012
De vuelta ya, cuando manifestaba mi agrado por lo visto, mi amiga expresaba con espontaneidad, pensando, posiblemente, en sus experiencias, su total convencimiento de la belleza de algunos sitios visitados. Yo, casi sin darme cuenta, le contesté que en esta geografía nuestra en cualquier parte hay parajes bellos. Con ello no quería desautorizar su afirmación, sino reforzar la idea de belleza de nuestras tierras.


Beceite, parece un pueblo de un belén navideño de casas arracimadas y calles tortuosas y estrechas, se asoma altivo a la barranca del río Matarraña  mientras es observado por el fortín del Tigre del Maestrazgo (El General Cabrera).

Siguiendo el río, entre almendros floridos, se llega a la capital administrativa de la comarca. Encima de Valderrobres, dominando el paisaje urbano, se halla el castillo-palacio episcopal y la iglesia adjunta. Desde lo alto de los
Calaceite, 2012
ventanales del castillo se ve el pueblo y todo su entorno. Mirando hacia Beceite vemos como fluye el Matarraña bajo el Puente de Hierro que une la parte vieja con la nueva.


El sábado 24, a última hora de la mañana, recalamos en Calaceite, donde las casas se aprietan unas junto a otras formando calles estrechas y pinas. Después de la visita al museo Juan Cabré (cuatro en uno; son cuatro muestras o museos en un mismo edificio) comimos  en la renovada Fonda Alcalá.


A la tarde, ya de vuelta en Beceite, visitamos el espacio expositivo dedicado a Gema Noguera (ella, la artista, murió en noviembre de 2008) sita en el molino de papel, conocido como la Fabrica Noguera.

2 comentarios:

  1. La foto de Beceite muestra un pueblo de cuento. Podría ser, perfectamente, una de las ciudades de Italo Calvino!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta que te guste y me gusta la referencia

      Eliminar